RSS

Racismo en publicidad

20 Oct

Paréntesis. He conseguido un trabajo a tiempo parcial. No es “de lo mío” sea lo que sea lo que eso significa, pero es un trabajo. Estoy a gusto, hay muy buen rollo con todo el mundo, tengo contacto con la gente, no es un trabajo duro, y es un sueldo fijo a final de mes. El contrato es solo de 4 meses (de los que ya llevo uno) y luego no se sabe, así que en mis días libres sigo trabajando como figurante en anuncios o lo que surja. Cierro paréntesis.

Hay cosas que odio de trabajar en publicidad. En general nunca me ha entusiasmado la publicidad. Hay mucho talento artístico en ese mundo, y eso es bueno, además de que se mueve mucho dinero con lo que implica dar trabajo a mucha gente, y eso es también muy bueno (aunque habría que analizar la calidad de trabajos que se dan). Después que disfrute mas o menos estar allí es otro asunto, que por otra parte no depende mucho de la finalidad del rodaje (para un figurante es prácticamente lo mismo una película, una serie, un videoclip, que un anuncio), si no del rodaje en si (la situación, los horarios, como nos traten, los compañeros, etcétera).

La mayoría de los anuncios que se hacen (o al menos en los que participamos) implican un gasto económico tal que solo empresas con mucho dinero pueden permitirse. Y seamos aquí sinceros. La mayoría de empresas millonarias no llegan a ese punto por ser buenas, amables y sinceras con su clientela, su competencia y sus empleados. Pero además, la mayoría de anuncios tampoco son sinceros y transparentes, mostrándote la realidad tal y como es para que decidas objetivamente. Y aunque a veces sean sinceros con respecto a las características del producto, lo disfrazan de emociones y sentimientos que poco tienen que ver con lo que realmente están vendiendo.

En la publicidad se muestra en general un mundo muy alejado de la realidad  Y lo digo por esa extraña y falsa perfección: todo el mundo es guapo (entendiendo guapo como aquello que en ese momento en particular se considere guapo), tiene un aspecto rico, sano y está delgado, a menos que sea “gracioso”, entonces y solo entonces puedes ser mas normal y hasta estar rellenito. Todos van conjuntados y a la moda, a esa que casi nadie sigue. Todo está limpio, ordenado. Todos tienen una piel perfecta, un maquillaje invisible perfecto, un peinado efecto despeinado de peluquería. Todo es perfecto. Pero todo es falso. Chicas que usan la talla 34 y que un par de kilos mas les sentarían maravillosamente anuncian productos para perder peso, o comida basura, no importa. Las madres de bebes y niños pequeños tienen 30 años, las madres de adolescentes tienen 60. Las mujeres de entre 40 y 50 años no existen. El mundo entero se mueve en un eterno entretiempo, ni frío lo calor, excepto para productos estacionales. Todo es feliz. Todo es alegre. Todo es joven. Y un largo etcétera.

Entiendo que una empresa quiera asociar su producto a emociones positivas. Pero un poco de realismo, por favor. Al final lo único que se hace aquí es perpetuar ideas del mundo erróneas. Están perpetuando entre otras cosas horribles, ideas racistas que realmente afecta a personas. He participado ya en varios anuncios para México y no encuentras a nadie, nunca, ni figurantes ni ¡por supuesto! protagonistas, que sean latinos. Que ya se que no son todos indígenas ¿pero todos blancos, en serio? Por lo menos tienen la decencia de que la mayoría sean de pelo oscuro y ese color de piel que llaman oliva, y no rubios de piel rosada. Es decir, que la mayoría tiene aspecto de mediterráneo, pero definitivamente europeo. Eso de fingir que en cierto lugar del mundo no hay gente de piel morena no hace mas que enviar la idea de que lo normal, lo bueno, lo deseable, lo hermoso, es ser blanco. Y que cualquier cosa que no sea eso, no es bueno, ni deseable, ni hermoso. ¿Cómo lo recibe eso la población del lugar? Pongo éste ejemplo porque recientemente rodé un anuncio para unos grandes almacenes mejicanos cuyo nombre no diré, para los que no es la primera vez que grabo un anuncio, y son especialmente descarados con el tema étnico, pero ocurre con cualquiera. A menudo las marcas se olvidan de que existen negros en Francia, por ejemplo, por supuesto también se olvidan de que existen en España, fingen que todo el mundo en Alemania es rubio, que todo el mundo en Brasil es modelo, los asiáticos solo existen cuando buscan adrede un perfil étnico variado ¡y olvídate de ver un árabe fuera de un país árabe!.

Soy consciente de que me dan mucho trabajo en éste mundo por que además de hacer bien mi trabajo soy guapa y delgada, y por tanto encajo en ese mundo que quieren representar (aunque no soy tan guapa ni tan delgada para un papel protagonista, por supuesto), y si no fuera por eso no se de qué habría vivido éstos últimos dos años ni de qué lo haré el día que se me acabe mi actual contrato. Pero una cosa no quita la otra. Éste trabajo tiene cosas buenas, pero una ya se cansa de las malas, y llega un momento en que no me las puedo callar.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 octubre, 2014 en txt

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s