RSS

Obviedades acerca del matrimonio

15 Oct

Hay una cosa que sí ha cambiado desde que me casé. No en mi vida de pareja, si no en mis conversaciones con cualquier otra persona. La secuencia viene a ser la siguiente:

Ven el anillo, me preguntan si estoy casada. Si. “Huy ¿Pero tu no eres muy joven? ¿Qué edad tienes?”, no soy TAN joven, tengo 27 años, aunque ya se que aparento menos. Aquí algunos se alegran y me felicitan, y otros se escandalizan y toman un desvío “¿Pero por qué te has casado? ¡No hace falta casarse para estar juntos!”, o dan por supuesto que “¿Por la Iglesia?” No, por lo civil, gracias. Pero invariablemente de su opinión al respecto, casi todos llegan a la misma pregunta: “¿Y los hijos para cuando?”.

A ver ¿Por donde empiezo? ¿Por qué tienes que cuestionar unos actos que no te afectan en absoluto? Los matrimonios son legales entre dos individuos de cualquier sexo que se consideren mayores de edad, y hace ya bastante que ambos cumplimos los 18 años, así que ¿por qué no? Está bien que actualmente la edad media de entrada al matrimonio en España son los 34’5 años, y nosotros somos mas jóvenes, pero eso es solo una media, y tampoco nos desviamos tanto de lo normal. Y aunque nos desviaramos mucho, en serio ¿qué mas da? Cada pareja tiene sus propias razones para casarse (o no casarse) como lo hace y cuando lo hace, así que… por favor, simplemente, no juzgues. No soy demasiado joven para tomar decisiones de éste tipo. De verdad, soy una mujer adulta. No tiene que haber razones mas allá. Y si las hubiera, probablemente no te las explicaría, porque no tengo que dar explicaciones a nadie de algo que solo afecta a mi pareja y a mi. Ah! Y una persona no se casa necesariamente porque sea tradicional/católica.

Pero sobre lo que yo quería hablar en realidad es el tema de los hijos. A ver. Resulta que somos una pareja que sí que quiere tener hijos y planifica sobre ello y se supone que llegará/án en algún momento en un futuro medio (ni cercano, ni lejano). Pero voy a decir unas cuantas obviedades aquí que mucha gente no entiende pero tiene que entender: No es necesario tener hijos. Hay quien simplemente no quiere tener hijos y no los tiene, y está bien, no pasa nada. Por otra parte, haber formalizado un matrimonio legal y tener hijos NO son dos cosas que tengan que ir ligadas. Ni es necesario estar casado para tener hijos, ni tener hijos implica tener que estar casado, ni dos se casan para tener hijos. Bienvenidos al siglo XXI, cuando la moral católica no domina nuestra sociedad y las personas no se pasan toda la adolescencia aguantándose las ganas, se casan jóvenes y en la noche de bodas pierden la virginidad y se embarazan todo a la vez. Afortunadamente, para la mayoría las cosas ya no funcionan de esa forma. Así que ya tendremos hijos cuando nos de la gana (y/o se de la ocasión), indistintamente de si llevamos o no un anillo en el dedo. Creo que es muy fácil de entender.

Una compañera de trabajo me sugirió que al próximo que me pregunte qué edad tengo y a qué edad me casé, diga que lo hice con 17 años, que mis padres firmaron a cambio de un terreno. Podría añadir que tengo varios hijos, unos 5. A ver qué cara se les queda.

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 15 octubre, 2014 en txt

 

4 Respuestas a “Obviedades acerca del matrimonio

  1. XAvi

    15 octubre, 2014 at 19:29

    Ups, estic a la llista de correu del teu blog. Que tal?
    Això són convencions socials. Sens dubte, el millor és no fer-hi cas o agafar-s’ho a broma.
    Jo en tinc 40 i no he tingut mai parella. Fa un temps, quan sortia el tema i algú o alguna es quedava amb la boca oberta i preguntava que com era això, em feia mal. Estaven punxant una fibra sensible. Ara ja no. M’ho agafo a broma. En el sentit que sigui, s’han d’agafar a broma aquestes coses.

     
  2. Aida

    15 octubre, 2014 at 19:39

    Hola Xavi!
    Realment no m’ho prenc malament, pero es la manera que tinc de dir-ho aquí.
    Ja se que son convencions socials, i es aixó el que critico. Em fa gracia lo poc conscient que es la gent de lo que está dient i les implicacions de les seves paraules. Sobretot, si aixó pot fer mal a l’altre persona, como podía passar amb lo que comentes tu.
    En el fons em ric, pero també em treu una mica de polleguera haver de respodre sempre les mateixes preguntes sobre la meva vida, com si el meu ésser es resumís en la meva feina, el meu estat civil i (un clàssic per mi) el fet de ser vegetariana. A ningú se li acudeixen més converses…
    I per no dir sempre lo mateix, i abans de soltar una parida a algú a la cara el día que em cansi, ho dic aquí, i em quedo mes tranquila :)
    Petonets!!

     
  3. Xavi

    15 octubre, 2014 at 22:49

    Per cert, se m’oblidava. Als pobles o ciutats petites passa això que dius mutiplicat per 100.
    Molt millor a Barcelona. Ni punt de comparació. :-)
    Petons

     
  4. Aida

    16 octubre, 2014 at 10:11

    Jejeje, m’ho crec!! Amb aquestes coses sempre passa lo mateix, sembla que les grans ciutats sempre van un paset (petit, pero algo es algo) mes endavant que la resta.
    Vagi be! I gracies per comentar! :)

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s