RSS

Despedidas de soltera y de dignidad

27 Dic

A principios de noviembre viajamos de nuevo a Houston para, de nuevo, asistir a una boda. En esta ocasión fue el turno de Sara, la hermana de Carlos, que por fin ha formalizado lo suyo con Marko, el mejor amigo de toda la vida de Carlos (aquí todo queda en familia). Por mi parte decir ¡Que vivan los novios! Les deseo más y mejor de lo que ya llevan años viviendo juntos.

Pero no es eso de lo que quería hablar. Entre las mil celebraciones que se llevan a cabo alrededor de una boda, esta la más conocida de todas, que es la despedida de soltero/a. Por primera vez tuve la oportunidad de acudir a una.

En esta ocasión, y por deseo de la novia, fuimos entre otros lugares a un club de striptease para mujeres. ¡¿Por dónde empezar?! No es algo que me hiciera en absoluto ilusión, de hecho prácticamente a ninguna nos lo hacía. En serio. Pero en una fiesta de este tipo se hace lo que la protagonista de la fiesta quiere hacer. Si bien lo mas visto en las películas son los clubes para hombres, imaginaba que los clubes para mujeres, son lo mismo para los hombres que los primeros para las mujeres. Esto es, en los clubes para hombres, la situación de las trabajadoras, por su trabajo en sí, y la situación que lo rodea, son por lo menos vejatorias y humillantes para las mujeres por razones evidentes que no me detendré a explicar. En mi inocente mente, imaginé que en los clubes para mujeres, ocurría lo mismo, pero al revés, y que los bailarines aquí eran los que se encontraban en la peor situación. Sorpresa la mía cuando vi que estaba tan equivocada. En los clubes para mujeres, las personas que son humilladas y tratadas de forma denigrante son, nuevamente, las mujeres.

Bien es sabido que en los clubes para hombres, hay por lo general una regla muy clara que es: no tocar. Es sabido también que en los clubes para mujeres, esta regla no existe. Lo que no imaginaba es que ellos sí que tocan a las clientas sin permiso ni consentimiento alguno y, no menos negativo, fuerzan a tocar. Si bien observar desde la distancia ofrece una extraña diversión voyeur basada en el escándalo “oh, dios mío, como puede estar pasando esto”, acercarse o subirse a la tarima y convertirse en muñeca de trapo en manos de cualquiera de estos demasiado musculados varones cortados con el mismo patrón, es horrible. Desde luego no iba a ser yo la que me acercara a comprobarlo; si ya soy de las que me lo paso mejor viviendo la mayoría de eventos desde un segundo plano, no sería en un lugar como ese que me envalentonara, pero ver sus caras o hablar con cualquiera de las que ha estado ahí arriba no te deja lugar a dudas de que eso no hay quien lo disfrute. Bueno, claro, siempre habrá alguna persona a quien le guste que un hombre en calzoncillos finja violarla en frente de sus amigas y decenas de desconocidas, pero no es lo más habitual. De hecho estoy bastante segura de que estos shows los diseñan hombres, que por su parte, jamás le han preguntado a una mujer que es lo que le gusta. Porque, sinceramente, yo no tendría ni idea de cómo diseñar un espectáculo erótico para mujeres, no digo que sea tarea fácil, pero ASI no, y estoy convencida de que la gran mayoría de las que se encontraban en ese local, opinan lo mismo.

Tan solo había un grupo muy escaso de mujeres que parecían disfrutar la situación. Venían solas y no tenían menos de 40 años. Se quedaban en la barra, observando. En cierto momento, cuando el bailarín estaba desocupado, se acercaban a la tarima. Y ellos se movían para ellas, sin tocarles. Soltaban algún dólar y volvían a la barra o se marchaban. No era esto menos triste que lo anterior, aunque por razones muy distintas. No voy a entrar más en el tema, que cada uno opine.

En cualquier caso, me pregunto qué coño pasa en esta sociedad, en que las fantasías sexuales masculinas están monopolizadas por relaciones no consentidas, y que este hecho, no solo esté tan tranquilamente aceptado, si no que se extienda sin remordimiento alguno al ocio femenino, dejando ESA como única o por lo menos más generalizada alternativa erótica. En fin, estimadas amigas encargadas de organizar una hipotética despedida de soltera de una hipotética boda en la que yo sea la protagonista, ya sabéis donde no quiero ir.

P.D.: ¡Feliz Navidad! :)

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 diciembre, 2013 en txt

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s