RSS

Interacciones aleatorias

03 Jun

Dejadme que os diga algo sobre los tejanos (de Texas), que creo que es común, en general, con todo el sur de Estados Unidos: Son muy majos. Creo que la palabra mas correcta es “friendly”, pero no se como traducirla. El término “amistoso” no me acaba de entusiasmar.

Os pondré un ejemplo. La primera vez que estuve allí, uno de los primeros días, fuimos a un restaurante (que si no recuerdo mal fue Hobbit café), y mientras nos sentábamos, vinieron dos chicos que nos saludaron, nos preguntaron que qué tal estábamos y empezaron a hablar (ni idea de qué dijeron, para entonces mi oído no estaba entrenado y no entendía ni papa), pero lo hicieron de tal manera que yo estaba convencidísima de que eran amigos de alguno (si no de todos) los que me acompañaban en la cena. Yo estaba esperando a que se sentaran con nosotros, o me los presentaran o algo, pero se marcharon. Pregunté a Carlos quienes eran y me sorprendió diciendo que eran los camareros. Por lo visto solo se estaban presentando y dándonos la bienvenida al restaurante.

Otro ejemplo. Iba yo ésta última vez por el supermercado, acompañando a Sara a comprar varios utensilios de limpieza. Caminaba por los pasillos con una escoba en la mano buscando un cubo para la fregona por un pasillo, mientras Sara buscaba por otro. De repente, una voz femenina empezó a hablar a mi lado, tardé un instante en darme cuenta de que me hablaba a mi (pero a quién si no? No había mas gente en el pasillo). No estaba delante mio, ni dentro de mi campo de visión, me tuve que dar la vuelta para ver a aquella mujer sonriente mirándome y señalando al fondo del pasillo y recomendando que mirara unas escobas de colorines que puede que me gustaran.

Es extraño cuando no estás acostumbrado. Las interacciones con desconocidos no ocurren constantemente como en una gran ciudad como Barcelona. Ocurren en restaurantes y comercios. Pero allí todos te hablan con la amable confianza con que se le habla a un amigo de toda la vida. Obviamente las conversaciones que se llevan a cabo son superficiales y banales. Pero es por lo menos muy curioso. Nunca se como reaccionar a éstas interacciones con gente aleatoria. Primero porque como te suelen pillar de sopetón, nunca entiendo el principio de lo que me han dicho, y después porque es todo muy rápido y necesito por lo menos un segundo para procesar, ordenar, formular una respuesta y soltarla. Al final acabo simplemente riendo y soltando algún monosílabo. No se si es la mejor opción, pero no me sale otra cosa.

A propósito de ésto, me comentaba Alessia que cuando fue a Boston le parecieron todos muy bordes. Si no recuerdo mal, me contó que estaba en los vestuarios de una tienda de ropa y le comentó a una chica que estaba allí que le quedaba muy bien la blusa, o algo por el estilo. Comentario que en Houston es normal hacer con un completo desconocido, pero en Boston por lo visto no, y dijo que la chica se le quedó mirando con cara de “¿y tu por qué me estás hablando?”. ¡Y la entiendo! No digo, ni por asomo, que me parezca mal la actitud amigable con los desconocidos. Es agradable, es muy agradable, te hace sentir bienvenido allá donde estés. Pero si no te lo esperas es muy desconcertante. Y en cualquier caso me parece un rasgo cultural bastante curioso.

¡Nada mas por hoy! No se cual es el estereotipo con respecto al carácter de los tejanos, pero os aseguro que por lo general y por lo menos en lo superficial, son todos la mar de majos.

Hasta la próxima :)

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 3 junio, 2013 en txt, Viajes

 

2 Respuestas a “Interacciones aleatorias

  1. Angie

    4 junio, 2013 at 9:19

    Jeje, de nuestro viaje a Yellowstone, la conclusión que sacamos mi hermana, mi cuñado y yo fue que “pues los estadounidenses son muy majos, oye”. Claro, pensamos que igual era más bien la zona donde habíamos estado que tampoco era muy urbana. De hecho, incluso, para que veas: cuando fuimos a ver un rodeo por la noche, resulta que sin darse cuenta mi cuñado metió el coche como en una especie de mini fosa, en el barro, que ninguno de nosotros vio. Enseguida aparecieron unos chicos, (pienso que igual no sería la primera vez que lo presenciaban) bajó mi cuñado, subió uno en el asiento del conductor (justo a mi lado, yo flipando), o tros dos con mi cuñado delante del coche empujando y lo sacaron en cinco segundos. Esto nos pasa aquí, y se forma un corro de gente mirando y partiéndose. Seguro. xD

     
  2. Aida

    4 junio, 2013 at 9:41

    Jejeje ¡Pues si que son majos, si! Te vas a una gran ciudad como Nueva York y seguro que éstas cosas se pierden. Cosas que tienen las urbes.
    Un beso! Gracias por comentar! :)

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s