RSS

Utopia y el valle de lágrimas (Dan Hancox)

12 Dic

A continuación cito un extracto del libro “Utopia y el valle de lágrimas”, de Dan Hancox, sobre la crisis española y el paraíso utópico de Marinaleda, cuya traducción al castellano aun no ha sido publicada pero que en un futuro cercano estará disponible de mano de la editorial artefakte:

<<Porque, a pesar de la traición a Orwell, España siempre ha sido el locus subconsciente de mi optimismo y sentido de posibilidad política. A veces me cuesta explicar por qué estoy tan obsesionado con el país. Me encanta la gente, la comida y el clima, está claro—no soy ni idiota ni vegetariano. Pero no es por eso, sino por algo menos tangible. Laurie Lee empezó a alucinar comunismo cuando de repente su centro de trabajo en Londres se fue a la huelga, antes incluso de que viajara a España—y yo había tenido alucinaciones similares cada vez que la visitaba o leía sobre ella. No hay nada de noble en la derrota, reza el tópico, pero no se me ocurre nada mejor para desacreditar ese mito que la Guerra Civil española. Igual eran fantasmas, igual visiones del futuro, pero este es un país que, por un momento en los años treinta, vio a varios millones de sus ciudadanos viviendo el comunismo no-jerárquico y luchando para defender la democracia y el socialismo (de cualquier tipo) frente a una rebelión militar atroz y fascista y ante la complacencia total del resto del llamado «mundo libre». Eso es más o menos por qué.>>

Es fortalecedor leer la visión que tienen desde el exterior de lo que es éste lugar, y la inspiración que resulta para muchos. Hay una grandeza ahí, en el espíritu, en la capacidad que tenemos como seres humanos, que se nos olvida demasiado a menudo.  Al leer éstas referencias y ver el estado actual de las cosas siempre pienso ¿Qué ha quedado de ése espíritu luchador? ¿Donde está, ahora que tanto se le necesita? Y después me doy cuenta…

A pesar de que Hancox asegure que la nuestra fue una derrota noble, y no dudo que tenga razón, fue una derrota, y nos guste o no, eso es algo muy importante. Aunque son muchos los que luchan, son mas los que se sienten derrotados antes de empezar. Porque hubo un momento en que se luchó, en que se dio todo lo que se pudo y mas, y a pesar del espíritu, de la esperanza, de la legitimidad, de la sangre y de la muerte: perdimos.

Y ante la ineludible sensación de que todavía estamos viviendo la herencia política de aquella derrota ¿Cómo iba alguien a atreverse a reemprender la lucha? ¿Cómo iba alguien a arriesgarse a retomar una guerra cuyo resultado se podría decir que ya conocemos? Siendo sinceros, muchos ni pararon ni pararán de luchar, y afortunadamente existen pequeños oasis como Marinaleda, que sirven de rayito de luz, de pizca de esperanza, de que otra realidad es posible. Por mi parte, llevo unos días mas negativa que la resta, así que me cuesta creerme cualquier cosa, pero con un poco de suerte quizás sea éste uno de esos libros que te hace cambiar un poco la perspectiva (cuando salga, y lo lea), que bien me hace falta.

Un abrazo y hasta pronto.

 

P.D: 12/12/12, 12:12

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 12 diciembre, 2012 en Libros, txt

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s