RSS

Septiembre es un mes extraño

11 Oct

Septiembre, por lo menos en éste hemisferio, siempre ha sido el mes de volver a empezar. Por mucho que el año oficialmente empiece en enero en realidad el inicio siempre ha estado en septiembre (que sea eso antes o después de enero ya va a gustos).  Septiembre es un mes de cambio, de transición.

Y éste año, por razones personales, lo es mas que nunca. Terminé las clases y terminé las prácticas, ergo terminé la carrera. Se terminó la etapa estudiantil, por lo menos de momento, y toca buscar trabajo, lo cual, si ya es odioso de por si, con las perspectivas laborales que se presentan actualmente, no quiero ni contarte las ganas que me dan y la cara de alegría que pongo mientras actualizo mi currículum.

He pasado tantos años en la uni con una y dos carreras, que realmente me apetecía terminar de una vez y pegarme un año sabático (ésto es, de descanso de uni, no en plan vacaciones, que no está el horno pa’ bollos) e ir haciendo los mil y un proyectillos que tengo pendientes. Y así llevaba ya tiempo pensando que sería éste curso, pero a medida que se acercaba de nuevo septiembre me daba cuenta de que no se si soportaré un año sin ir a clase. A menudo mis (ex)compañeros y compañeras de clase me dicen:  “Oooh!! Que envidia que ya has terminado la carrera!! Felicidades!!” y yo pienso que si… que bien… pero que ojalá estuviera estudiando aun, por lo menos tendría un objetivo claro a corto plazo. Vale que las temporadas de exámenes son estresantes hasta la saciedad, pero tal montaña de estímulos intelectuales novedosos cada año es un privilegio digno de disfrutar. Está bien, no todo es interesante ni gratificante, ni mucho menos ¿pero desde cuando se le hace ascos al conocimiento? Yo desde luego, no. Y aunque me apetecía descansar, ya estoy deseosa de una dosis mas de… ¡Algo!

Claro, podría seguir estudiando: un master, un post-grado, un cursillo ni que sea… pero como ya he dicho, no está el horno pa’ bollos, y toca trabajar. Lo cual se junta con lo que todo el mundo dice justo después de alegrarse porque haya terminado la carrera: “¿Y ahora qué?” Y me dan ganas de enviarles a tomar Fanta. En cualquier caso me he tomado un par de semanas de medio relax, y ahora me esperan dos viajes en las próximas semanas que pienso disfrutar todo lo que pueda. Y luego… cuando vuelva… ya saldrá algo, siempre sale algo. Y si no me dedicaré a vender monederos y llaveros, ni que sea.

Hasta el año que viene, verano. Bienvenido, otoño. Hasta la próxima, lectores.

 

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 11 octubre, 2012 en txt

 

Una respuesta a “Septiembre es un mes extraño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s