RSS

Dibujando

01 Sep

Una de mis épocas artísticas mas fructíferas (en cuanto a cantidad, no en calidad) fue probablemente 2002, durante mis 15 años. Me pasaba horas y horas por las tardes encerrada en mi habitación dibujando, y mi habilidad con el lápiz mejoró muchísimo. En realidad durante la carrera he hecho muchas mas cosas cada curso que durante aquel año, pero los dibujos (y diseños) que realizaba en esa época eran todos por puro placer y no como ejercicios de clase, por lo que son mucho mas personales.

Uno de los dibujos mas decentes y “míticos” de la época, derivada de mi pequeña obsesión por el número dos (derivada a su vez de ser la segunda de la lista en clase durante toda la primaria al ser mi apellido Avalos), fue el yin-yan humano que pongo a continuación, terminado y firmado el viernes 26 de julio del 2002:

Estuve bastante orgullosa del resultado durante bastante tiempo a pesar de los evidentes fallos: piernas desproporcionadas, pies extraños, manos pequeñas, la mujer tiene una cabeza enana, mis conocimientos en anatomía masculina eran muy escasos y se nota, y un largo etcétera. Con el tiempo sin embargo, lo que mas me molestaba era su actitud. Se encuentran encerrados, sufriendo su condición de yin y de yan. Teniendo en cuenta por otra parte que la dualidad del yin-yan implica confrontamiento entre dos partes, su sufrimiento podría tener sentido. Creo que mi idea era que la separación, la imposibilidad de estar juntos, era lo que les hacía sufrir. Por otra parte, la forma del símbolo y su (aquí casi perdido) “yin dentro de yan” y “yan dentro de yin” es indicador de equilibrio y armonía. Pero no sé donde quedó aquí la armonía.

Recientemente, 10 años mas tarde, y para seguir experimentando con la tableta gráfica, hice una nueva versión del yin-yan humano que aquí os presento, donde los personajes nadan en su medio mas que sufrir por su encierro:

Trabajar con soporte digital tiene bastantes ventajas (aunque por supuesto también inconvenientes): se puede borrar y pintar encima tanto como se quiera sin fastidiar el papel, si algo queda desproporcionado se selecciona la zona, se cambia la escala, y te quedas tan ancho, trabajar por capas es una maravilla… Pero aquello que es difícil de dibujar lo será igualmente y no poder girar la tableta a veces hace dificilísimo dibujar en según qué angulos. Por lo que el dibujo no es ni de asomo perfecto, pero tampoco lo soy yo.

Añadirle color fue un reto importante. Me costó atreverme, pero la figura lo necesitaba y, como si no me gusta lo puedo quitar, simplemente lo hice. Me sorprendí lo bien que se me dio. No suelo trabajar con color, lo mío suele ser el blanco y negro y reniego bastante de la pintura como disciplina, pero aunque no sea un genio de la paleta, la verdad es que no se me da mal, siempre y cuando se pueda pintar una y otra vez a modo oleo, y no a modo acuarela (que se me da especialmente mal). Otro reto fue la piel oscura. No me acaba de entusiasmar su tono, pero se hizo lo que se pudo. Poner a los dos personajes blancos no creo que tuviera sentido. Pensé en hacer de piel oscura a aquel del fondo claro y viceversa por eso del “yin dentro de yan” y el “yan dentro de yin”. Pero el contraste resultante me parecía molesto visualmente y finalmente hice la elección que veis. Al fin y al cabo la piel oscura sigue siendo mas clara que el negro, y la piel clara mas oscura que el blanco.

¡Hasta la próxima!

 

P.D: Septiembre: considérese usted bienvenido a pesar de venir acompañado de una desproporcionada subida del IVA que tantos dolores de cabeza va a dar a mis conciudadanos.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 1 septiembre, 2012 en Arte, Otros tiempos

 

2 Respuestas a “Dibujando

  1. Ingrid

    1 septiembre, 2012 at 16:42

    Me encanta la relación del número dos con el Yin-yang que ya rondaba por tu cabeza años atrás.
    Poder tener una visión distinta en la actualidad hace hincapié en el desarrollo de la madurez, tanto de ideas, como creativa y artística.
    No soy experta, ni mucho menos, pero la sensación que me da es que has desarrollado un trabajo durante diez años, y aquí percibimos los resultados, que a mi modo de ver son espectaculares.

    Felicidades! :D

     
  2. Aida

    1 septiembre, 2012 at 16:49

    ¡Gracias Ingrid!
    Que mi fijación por el número dos empezara por ser el número dos de la lista es solo una hipótesis, pero siempre me ha fascinado el concepto de dualidad y de como la unión de las partes forman el todo, siendo éste mucho mayor que una mera suma.
    Desde luego en 10 años he crecido mucho tanto artística como cognitivamente. Malo sería que no fuera así ¿no? jeje.
    Un besazo :)

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s