RSS

Escapaditas de agosto (I)

17 Ago

Creer que vas a pasar todo el verano trabajando (y sin cobrar) fastidia bastante, pero dado que tengo findes de 3 días, y un presupuesto ajustadísimo que tampoco me iba a dar para mas, pues mira, mas que aprenderé y menos que gastaré. Pero cuando te dicen que vas a tener 2 semanitas libres, desde luego, es una grata sorpresa.

Llevábamos tiempo Carlos y yo buscando algo que hacer para algún fin de semana de agosto, pero no acabábamos de ponernos a pensar en ello seriamente. Lo único que teníamos claro es que queríamos una escapada de relax total en que ir a la playa (o semejante), comer y dormir fueran nuestras únicas dedicaciones. Al final, hablando con Judit, que estaba buscando básicamente lo mismo para hacer una escapada con mi hermano, me comentó que sus tíos tenían un apartamento en Puigcerdà que quedaba libre la primera semana de agosto, así que nos fuimos los cuatro para allí.

Carlos y yo estuvimos a punto de no ir porque el día anterior Durruti (su/nuestro gato) se puso malo y lo tuvimos que llevar de urgencias al veterinario, pero resultó no ser nada mas que algo de fiebre y al día siguiente estaba como nuevo, así que aunque un poco inseguros por su estado, le dejamos a los cuidados de mi madre y seguimos el plan estipulado. El lunes 6 bien prontito nos subimos al coche y fuimos para Puigcerdà. Debían ser dos horas de camino, pero debimos coger la desviación que no era en algún momento, porque, aunque llegamos al destino esperado, nos comimos nada mas y nada menos que 26km de curvas (1 hora mas de trayecto), eso si, sin peajes (nada mas faltaría).

Una vez encontrado el apartamento, nuestra primera misión fue encontrar un supermercado donde hacer la compra. Seguido de comer, una buena siesta, y básicamente visitar el pueblo (de considerable pijerío), lo que significa ir hacia el centro y visitar el parque con el estanque. Al día siguiente, mas situados y organizados, volvimos al estanque y dimos un paseíto en barca por parejas en el mismo. A pesar de que los remos eran desiguales, o quizás gracias a ello, fue bastante divertido intentar domar la barca esquivando patos y cisnes (mas bien ellos nos esquivaban a nosotros) por el estanque.

A la tarde fuimos a Llívia, un pueblo a apenas a uno o dos kilómetros de Puigcerdà que se encuentra en realidad como en una islita española en pleno Pirineo francés. Ésto último significa olvidarse de los teléfonos móviles, muy especialmente si se tiene internet, dado que se emplea casi inevitablemente señal francesa y eso puede conllevar la ruina. Del pueblo poco a destacar, tiene el aspecto de la mayoría de pueblos de la zona: calles pequeñas, casas de piedra y tejados de pizarra. Mucho encanto, sin duda! Habíamos leído además que esa noche en la parroquia del pueblo tocaba la filarmónica de Berlín y nos pasamos para informarnos. Los precios de la entrada eran bastante desorbitados, así que lo descartamos. De todas formas nos pasamos esa tarde a visitar la parroquia. Los bancos habían sido acolchados y patrocinados por Epson, lo cual ya era bastante sacrílego, pero ver que las escaleras y el suelo estaba formado por sepulturas del siglo XVII ya fue el colmo. Sé que se solía hacer, pero no me gusta caminar sobre la tumba de la gente, qué quieres que te diga.

Fuimos a cenar prontito una buena fondue a la Formatgería, una antigua fábrica de quesos convertida en un restaurante. Tras lo cual nos fuimos a otro pueblo muy pequeño de la comarca, Das, donde un cuarteto de jazz catalano-francés tocaba en la terraza de un bar esa noche. Pasada la media noche decidimos volver a casa, o por lo menos nosotras. Abel y Carlos tenían otros planes. Habían estudiado por la mañana una ruta para hacer una excursión nocturna por el campo desde Das hasta Puigcerdà. Aprovecharon además que había una noche despejada y se guiaron solo de las estrellas y un pequeño mapa para volver, aunque disponían de GPS por si las moscas. Al final no lo necesitaron pero, mientras Judit y yo habíamos tardado exactamente 12 minutos en llegar de Das al apartamento en coche, Abel y Carlos tardaron aproximadamente 5 horas. Vaya un machaque.

Por si fuera poco al día siguiente, miércoles, madrugábamos. Habíamos concertado a las 10 de la mañana un paseo en caballo en una hípica de Llívia, y para allí que fuimos. Carlos era el único que había montado a caballo alguna vez, el resto éramos y somos unos totales novatos, pero el paseíto no fue nada mal, al fin y al cabo era una ruta por el campo que debían repetir varias veces al día. Encima de un caballo, el animal parece, en mi opinión, mucho mas torpe de lo que lo parece desde abajo, probablemente porque el menear de su cuerpo y el de un humano al caminar no se ajusta para nada, y todo se vuelve tropezoso. Justiciero, que es como se llamaba el que yo llevaba, no me hacía prácticamente caso, solo quería comer cada hierbajo que nos encontrábamos en el camino, pero que a mi me supiera mal tanto darle con el tacón como tirarle de las riendas, así como mi total y absoluta falta de experiencia, hacía que la insumisión fuera inevitable. No me importa, en el fondo no se portó nada mal.

Esa misma tarde, con un dolor de culo que duró varios días, Carlos y yo nos volvimos a Barcelona en tren, que tres eran muchos días sin ver al pequeño Durruti. Abel y Judit se quedaron hasta el viernes.

Y hasta aquí la primera escapada. Las iba a contar las 2 en el mismo post, pero como al final he contado mas detalles de la cuenta de la primera, ésto se ha alargado demasiado. Así que Salou lo explicaré en otra entrada. ¡Hasta la próxima!

 

P.D: Banda sonora del viaje: lo que sonara en la primera radio local que pillamos con el radiocassette.

P.D.2: Fauna y flora local: pijos y pinos.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 agosto, 2012 en Viajes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s