RSS

Can Masdeu (ese paréntesis)

02 Jul
Dicen que la música amansa las fieras. Y por eso últimamente cuando me duele empiezo a cantar, para ver si se relaja, si se duerme, si deja que fluya.
 
Personalmente prefiero el silencio de después, el que te deja una buena canción, de esas compuestas para ser la última del disco, esas que llegan hasta arriba de todo y se toman su tiempo para devolverte al silencio. Como un ascensor descompensado, que para volver a su sitio tiene o que subir o que bajar del todo, todas las ondas del lugar vuelven a su cauce, se reordenan. Nosotros volvemos tambien poco a poco a nuestro lugar, al de siempre, pero sin tantas tonterias. Y durante un rato no quieres hablar, casi ni respirar, y ni pensar en poner más música. Solo callas y escuchas lo que quedó, el silencio. El silencio lleno de ruidos al que estamos tan acostumbrados, que al principio parecen parte de una melodia misteriosa y perfecta, hasta que las frecuencias empiezan a descompensarse y es simplemente ruido de ciudad.
 
Ese ruido de ciudad del que tan cansada estoy, y que desde el lunes que se ve multiplicado en mi propia casa, estamos de obras. Por lo que si ya bastantes ganas tenia de huir de la polución, éstas aumentan exponencialmente a cada dia. Estoy de vacaciones, se supone, por lo que podría aprobechar. No pido mucho, un dia en Can Masdeu sería genial.
 
Can Masdeu es una antigua leproseria en Collserola convertida en casa okupa. Diez minutos andando desde el metro de Canyelles, cinco de ellos sobre asfalto y cinco sobre tierra y ahí estás. Una casa y algunas cabañas donde vivir, huertos de los que alimentarse y monte. En completo silencio aun se oye el barullo de la ronda de dalt a lo lejos, pero muy a lo lejos. Por lo demás, mucha gente del mundo del arte de todas clases e idiomas, y comida vegana.
 
Ese lugar es un paréntesis en medio de Barcelona. Es ese delicado silencio que pone punto final al gran estruendo. Volver al "mundo real" es lo peor, como inmersarte en una niebla cada vez mas espesa de ruido y prisa.
 
Yo no viviria ahí, pero me gusta que exista, me gusta que esté cerca, me gusta poder ir a comer paella un domingo entre flores (y hormigas), charlar o estar en silencio, que importa, hay tiempo y lugar para ambas cosas, y me gustaría volver a ir pronto.
 
Besitos.
 
 

 

 
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 2 julio, 2010 en txt

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s