RSS

Cap 4: Blanco

22 Mar
Ir a capítulo: [1] [2] [3]

La visita la tenía a las 12 de la mañana.

No quería ir sola, porque estaba con el miedo en el cuerpo, pero al final entre unas cosas y otras, no había o no encontré a nadie que me acompañara. Situemonos: vacaciones, ir a un lugar al que no quiero ir a las 12 de la mañana, una hora que por otra parte era muy cómoda, pero llendome a dormir a las 3 de la mañana por quedarme leyendo… Si ya normalmente llegaba tarde, ese día no podía ser menos.

Eran y seis cuando llegué (la verdad es que bastante puntual). Me senté en la salita: sillas marrones sobre fondo blanco. Todo era blanco. Normal, es un hospital. Mirara donde mirara habia una pared blanca, o un suelo blanco, o un techo blanco, o una puerta blanca, o un médico con una bata blanca… Y la dichosa mosca que no dejaba de salturronear entre la claridad, como burlándose de mi…

La puerta se abría, salía un paciente, la doctora (una que por cierto no era la mia habital) llamaba a alguien, ese alguien entraba, y al cabo de 5 minutos se repetía la secuencia… Y yo esperando pacientemente… (como buena paciente suya que era, juas, juas, que chispa…)

La gente entraba y salia, y yo seguía esperando pacientemente… Era menos cuarto ya. Se sentó a mi lado una mujer mayor, tenía el resguardo de la visita en la mano, ponía que era a y media. Entre paciente y paciente se coló en la consulta para decirle que llegaba tarde, y le dijo que en ese caso sería la siguiente. ¿Y yo ahí esperando? Estaba claro que mi retraso había derivado a que se olvidaran de mi, y debía hacerme notar, así que en cuanto pude me colé y se lo comenté: Ay! Cuando tenga un hueco!! Aqui hay que llegar puntual!! (dijo bordemente) – Si, señora :$

Esperé… y esperé… y esperé… sin ver nada que no fuera blanco con una mota juguetona… que no dejaba de tocarme los cojones… Llevaba ya una hora ahí esperando, y seguía esperando… Llevaba ya hora y media esperando, y seguía esperando… Me dije: En cuanto cumpla las 2 horas de estar aqui, me piro, a tomar por culo el ojo, la doctora, el hospital, y la madre que los parió a todos. Faltaban 5 minutos para que cumpliera las 2 horas… estaba dando una vuelta por la sala para estirar las patas… que justo cuando paso por delante de la consulta sale un paciente, la doctora me ve y: bingo! se acordó de mi: aaaay! que me habia olvidado de ti!! pasa, pasa… Mientras yo sonreía boba(y falsa)mente… Me siento. Estaba con una enfermera. Lo siento, lo siento… ay… y tu ahí esperando… – decía con una sonrisa cortés… yo sonreía tambien ¿que iba a hacer? Esto no es un comercio, si me voy no pierdes un cliente, porque no tengo otro lugar al que acudir… La enfermera, mientras, me miraba como diciendo: ¿esta prima lleva ahí dos horas esperando? si, las llevaba…

Y nada, me miraron asi un poco, pero no tenía nada que ellas pudieran ver a simple vista y con la luz esa, así que me derivaron al oftalmólogo. Si: dos horas esperando para que me dieran un papel para que pidiera otra visita… Era para el viernes siguiente. ¡¡Hasta el próximo capitulo!!

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 marzo, 2008 en Odisea ocular, Relatos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s