RSS

Capítulo 2B

20 Feb
Otro dia. Otra mañana. Otro viaje como sardinas somnolientas enlatadas, al mismo lugar que todos los dias, que todas las mañanas.
 
Ante los cristales: pasiva plenitud; tras ellos: ficticio vacío. Y en mi: tan solo música. Ritmo, melodía, letras, acordes, notas, compases, y un mundo paralelo a aquel. Y además, un juego: permanecer en pie, tarea poco facil.
 
En una estación, junto a nuestro tres, frenó otro. Nosotros hacia el oeste, ellos hacia el este. Seguía pensando en la canción, pero una flecha al corazón la pausó. Levanté los ojos para localizar al tirador. Era un muchacho de mirada intensa pero tremendamente tierna, observándome como si estuviera viendo un fenómeno paranormal. Que dulce…
 
Ya le había visto antes, o intuido al menos, en aquel coche, hace semanas. No pude confundir su fragil aura. Perdida en sus pupilas leí sus pensamientos y sonreí por dentro, preguntándome por la siguiente situación en que coincidiríamos mientras nuestros caminos volvían a separarse.
 
Ir al capítulo: 1 / 1b / 2 / 2b
 
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 febrero, 2007 en Encuentros, Relatos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s